domingo, 14 de diciembre de 2008

The First Love - The Litter on the Breeze de Eric Kot: un homenaje a Wong Kar Wai




Al igual que los satélites, que se mueven alrededor de un planeta primario, algunos directores nacen bajo la estela de otros que han surgido como adalides de una nueva mirada, y que han conseguido delimitar su espacio con un cine muy personal y de difícil imitación.
En esta órbita debemos incluir al actor Eric Kot, metido casualmente a director, y a su película: The First Love - The Litter on the Breeze realizada en el año 1997, año en el que su mentor Wong kar Wai descolocaba, al mismo tiempo que triunfaba, con su mirada posmoderna, con su libertad narrativa, y sobre todo con la “explosión” del sentimiento.
Son los años, esta década de los noventa, en los que Kar Wai exploraba su universo cautivador, lírico y poético. Años en los que una galería de personajes solitarios y huérfanos desplegaban su melancolía y su frustración, enmarcados en una atmósfera asfixiante propia de los amores perdidos, envueltos en los ejercicios dolorosos de los recuerdos y los sentimientos, que afrontaban el amor en pos de un deseo contenido.
Fue en esta década en la que Wong Kar Wai acotó su espacio en la cinematografía hongkonesa con películas tan personales como: Ashes of time (1994), Chungking Express (1994), Fallen Angels (1995) y Happy Together (1997). Y también fue, en estos años, cuando salieron a la luz una serie de imitadores que bien desde la parodia o desde la admiración intentaron emular su mirada y su particular modo de hacer cine. Eric Kot un conocido cómico del star hongkonés, en esta caso bajo el manto de la admiración y con el beneplácito de Kar Wai, abordo su segunda película , rindiéndole un sentido homenaje.



Bajo la producción de Wong Kar Wai, y con Christopher Doyle ocupándose de la fotografía, Eric Kot se embarcó en el difícil arte de rodar su película: : The First Love - The Litter on the Breeze, con un guión, de aires posmodernos, que narraba una serie de historias entrelazadas en torno al primer amor.
A la manera de un hermano pequeño entusiasmado por el cine que hacía su maestro, Kot es un fiel reflejo de la huella que dejó Kar Wai en el cine de la excolonia.
La película, en un primer visionado, es una síntesis ( e inclusive me atrevería una mediocre copia) del Kar Wai formal. Es decir es una concatenación de elipsis, fragmentación en la narración, cortes abruptos, uso de la voz en off, texturas en blanco y negro, detallismo de los encuadres, el uso de la música...al mismo tiempo que intenta desarrollar sus historias bajo “la textura del sentimiento” propia del maestro al situar el amor frustrado como centro de pasiones, y los encuentros y las pérdidas como consecuencia de una ardor contenido.

Eric Kot es el discípulo que no llega al arte del maestro, pero recordemos que la intención de Kot no es la superación, sino abordar su película desde la admiración y el homenaje. Y, tampoco debemos olvidar que, este actor metido a director, es uno de los cómicos más consagrados del cine de Hong Kong y, por tanto, es lógico que su obra responda a los guiños hilarantes con que nos tiene acostumbrados.
En The First Love - The Litter on the Breeze, Kot se define como un director posmoderno (cine que, en términos muy generales, se mueve en torno a tres principios clave: 1.desaparición de un cine referencial-convencional; 2. fraccionamiento de la narración; y 3. relativización de ciertos patrones ideológicos o morales como la violencia o la sexualidad), y como tal quiere que su obra se presente ante los espectadores, pero al mismo tiempo – por esa identidad cómica antes aludida- la película combina momentos de imitada seriedad con elementos de parodia.

Lo más novedoso, en esa“imitada seriedad”, son las apariciones en las que Eric Kot habla directamente a la cámara y comenta al espectador las historias que va a narrar y las sensaciones e impresiones que tuvo al redactarlas, y, sobre todo, cómo estas se modificaron en el set de rodaje.
Sensaciones que nos acercan al universo creativo de Wong Kar Wai, el cual ha declarado muchas veces que sus historias nunca permanecen originales al guión, sino que la película se va realizando en el propio rodaje. La intuición es el método de trabajo de Kar Wai, por ello muchas veces cada escena puede cambiar y empezarse a rodar desde una nueva perspectiva.
Kot nos muestra precisamente esto, y siendo fiel a la manera de trabajar de su adorado director, expone en su película las distintas versiones de una misma historia, y los cambios que cree necesario para el desarrollo de la misma. Aparecen, por tanto, varias alternativas que el espectador experimenta como testigo directo, a la vez que el propio director explica sus sensaciones.

A pesar de ello, no falta la parodia en un cómico que muchos críticos consideran irritante y de estilo bufonesco. En concreto, Kot hace alusión a la manera de rodar de cámara en mano (referencial en películas Wong Kar Wai como Chungking Express o Fallen Angels) con la pantalla templando, sugiriendo el posible abuso de esta técnica en las películas.
Al mismo tiempo que también se atreve con el uso de la cámara lenta, tan particular de Kar wai, al imitar como cae muy lentamente una colilla de cigarrillo.

Aún a pesar de la aportación cómica, The First Love - The Litter on the Breeze es un homenaje a Kar Wai, el cual aparece con la imagen difuminada al final de la película. Es una manera de decir que se ha propuesto hacer cine sólo por él, al mismo tiempo que aún a pesar de fusionar la fábula posmoderna con la aventura cómica, expone un momento crucial para la historia de la excolonia y de la propia historia del cine hongkonés. La película, realizada en el mismo año en el que Hong Kong dejó de ser colonia británica, contiene una historia titulada metafóricamente Después del amor. Quizá el verdadero título debería haber sido Después de la disolución ¿qué?, queriendo reflejar ese momento de duda e incertidumbre vivió la excolonia.

En definitiva, The First Love - The Litter on the Breeze es película que no se puede explicar sin la palabras de Eric Kot: : “...(yo) intento escribir un guión por mi mismo, pero no me puedo escapar de las manos de Wong Kar Wai)...”

3 comentarios:

Juniper Girl dijo...

Hola, soy una coleccionista de cosas de wkw, y esta me ha parecido genial. No he visto la película pero me ha intrigado mucho el texto. Por todo esto quisiera pedirte permiso para colocar este post en mi blog hotel oriental.

Esperando tu respuesta.

Saludos.

Chris Waltz dijo...

Me ha encantado. En ocasiones me ha recordado a "La hora chanante", tiene algunos toques de humor un tanto... en fin, hahaha.

Un homenaje a wkw en toda regla.

Nuria Alvarez Macías dijo...

La película es un descubrimiento desde todos los sentidos. Desde Eric Kot que demuestra que puede ser algo más que un actor de comedia, hasta - y sobre todo esto- la parodia CONSENTIDA a Kar Wai.
Aunque se mueve bién entre la risa y el homenaje.
Me alegra un montón que hayas decubierto esta película y que te haya gustado

Un saludo